Probablemente algunos de ustedes le tiene terror al dentista. Y sí es así, esta historia hará que le teman aún más.

Donny Grigsby, un hombre de Indiana, Estados Unidos, había hecho una cita con su dentista para que le extrajeran las cuatro muelas del juicio, pero cuando despertó de su cirugía todos sus dientes habían desaparecido.

Su esposa Amanda, quien lo acompañó a la clínica White River Dental, aseguró a la cadena de televisión local “RTV6”, que después de esperar cinco horas y media en la sala de espera,  decidió entrar a ver qué estaba pasando con su marido.

Al entrar al consultorio Amanda, vio a su marido bañado en sangre. Cuando cuestionó qué había sucedido, el dentista aseguró que uno de los dientes de Grigsby tenía un absceso y por temor a que se la infección se propagara, habían eliminado todos los demás.

Luego de eso, llamaron una ambulancia. Camino al hospital, Grigsby tuvo dos crisis. Los paramédicos lo revivieron.

Donny recuerda muy poco, pero nunca olvidará el momento en que se dio cuenta de lo sucedido. “Estoy muy avergonzado, no tengo dientes. Desperté sin ropa. Estaba asustado”, relató.

Grigsby requiere de un tanque de oxígeno, ya que todavía tiene coágulos de sangre como resultado del procedimiento. Aún sigue sin entender porque quitaron sus dientes.

Por su parte, el doctor Aaron Strickland, perteneciente al consultorio implicado, se abstuvo de formular algún comentario sobre lo ocurrido.