La mañana de este domingo sacudió a la provincia del oeste argentino con un múltiple crimen: tres mujeres mayores y un bebé de siete meses fueron atacadas por un hombre de 30 años.

El homicida, Daniel Ángel Salazar Aceituno, experto en artes marciales, huyó de la escena y fue detenido en el Hospital Central, en el momento en que pedía de urgencia que le hicieran curaciones tras decir que había sufrido un asalto.

De lo ocurrido dio aviso al 911 fue el menor que habría sido testigo de los asesinatos y que también resultó herido. Según los primeros datos, el hombre habría estado buscando al niño que fue quien dio la alerta de lo ocurrido y que se habría escondido en el baúl de un auto.

"El asesino de las cuatros mujeres había dejado abierto el gas y una vela encendida", reveló esta mañana el ministro de Seguridad de Mendoza , Gianni Vennier, sobre el crimen que conmociona a la Provincia

El bebé fue rápidamente atendido por personal de hospital El Carmen a raíz de una herida cortante en el cuello y luego fue trasladado al hospital Humberto Notti donde ingresó estable. En tanto, el otro chico internado tiene nueve años y a raíz de sus heridas pasó directamente al quirófano.

El ministro de Seguridad de Mendoza, Gianni Venier, reveló esta mañana que las mujeres asesinadas presentaban heridas de "arma blanca" y posibles perdigones y además, en la vivienda, "el asesino había dejado abierto el gas y una vela encendida".

Venier definió al hombre como un "psicópata" que, a su juicio, "no puede alegar una emoción violenta o un estado transitorio de inimputabilidad o de que no sabía lo que estaba haciendo" porque cuando la policía científica entró a registrar la casa donde ocurrió el suceso, descubrieron que había dejado el gas abierto y una vela encendida.

"Esta actitud posterior al delito es típica de alguien que está plenamente en uso de sus condiciones mentales" y, aun así, "realizó esta masacre", agregó el ministro.

"No se puede creer esta maldad humana", lamentó el ministro en diálogo con la prensa en la puerta de la casa donde fueron perpetrados los crímenes.

PUB/IAM