Tropas del ejército sirio entraron en la ciudad histórica de Palmira, que lleva desde mayo en manos del Estado Islámico.

El régimen sirio se dirigió con éxito a la ciudad, causando un gran retroceso  para el grupo terrorista.

Los combates en torno al mediodía se centraban cerca de los yacimientos arqueológicos en el lado suroeste de la ciudad.

Recientes fotografías muestran a soldados de pie y camionetas circulando cerca de una mansión perteneciente a la familia real de Qatar en la antigua ciudad.

Por otro lado, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos confirmó que las fuerzas sirias lograron estas situación apoyadas por aviones de guerra rusos y la milicia aliada.

ISIS ordenó a los últimos 15.000 civiles que abandonen la ciudad debido al avance de las fuerzas favorables al gobierno, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).