Combatientes apoyados por las fuerzas kurdas y tanques del ejército turco se enfrentaron este sábado por primera vez desde que Ankara decidiera mandar tropas al norte de Siria, informaron una ONG y una fuente kurda.

"Los tanques turcos avanzaron hasta las afueras de la localidad de Al Amarné en la provincia de Alepo, al sur de la frontera, y entonces estallaron los combates entre ellos y los combatientes apoyados por las fuerzas kurdas" indicó a la AFP Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Un responsable de la administración semiautónoma kurda en Siria indicó a la AFP que grupos de combatientes locales "está participando en este momento en combates en las inmediaciones de Al Amarné contra tanques turcos". 

"Es la primera vez desde la entrada de los tanques turcos en territorio sirio el miércoles", señaló Abdel Rahman. Según él, los combatientes locales que participan en los combates son árabes y turcomanos, aliados de los kurdos. 

El ejército turco envió nuevos tanques el sábado al norte de Siria en el marco de la operación "Escudo del Éufrates", ofensiva militar sin precedente que permitió a los rebeldes apoyados por Ankara recuperar la ciudad de Jarablos, en manos de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI). 

Al Amarné está situada a 8 kilómetros al sur de Jarablos, en la frontera turca. 

La operación turca persigue expulsar al EI de la zona pero también contrarrestar el avance de las milicias kurdas, lo que supone una nueva etapa en este complejo conflicto. 

Bajo el nombre de "Fuerzas democráticas sirias" (FDS), las fuerzas autonomistas kurdas están aliadas desde octubre de 2015 con combatientes árabes locales en las provincias de Alepo, Raqa (norte) y Hasaké (noreste). 

Esta alianza, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, consiguió expulsar al EI de varias localidades y ciudades, incluida Manjib (norte), a principios de agosto, pero su avance suscitó la preocupación de Ankara, que considera a las milicias kurdas como "terroristas". 

El conflicto en Siria ha dejado ya más de 290.000 muertos desde que comenzara en 2011.

PUB/FHA