Exconcursante del programa de televisión "The Apprentice", Summer Zervos, acusó de abusos sexuales a Donald Trump, candidato republicano a la Casa Blanca, y agregó nuevo caso a la cuestionada vida del magnate. 

Según Zervos, acompañada por su abogada, Gloria Allred, el hecho ocurrió el 2007 cuando Trump la besó y la manoseó en el hotel Beverly Hills de la ciudad californiana.

"Me agarró del hombro, empezó a besarme de nuevo agresivamente y colocó su mano en mi pecho", dijo Zervos. "Yo me resistí y me fui a otra sala. Después reapareció, me agarró de la mano y me llevó a la habitación", apuntó la mujer.


La mujer manifestó que decidió dar un paso al frente después de que varias mujeres denunciaron supuestos abusos por parte del empresario en los últimos días, y, especialmente, tras la publicación de un video de 2005 donde se le escucha hacer comentarios sexuales sobre las mujeres con un lenguaje vulgar.

Zervos fue eliminada de la competición dentro del formato televisivo "The Apprentice", pero asegura que continuó viéndose con el multimillonario ya que ejercía como mentor suyo y veía posibilidades de trabajar para él.

Otra supuesta víctima alegó, hoy, que el candidato republicano a la Casa Blanca la toqueteó sin su consentimiento a comienzos de los años noventa, aunque la campaña del multimillonario rechazó esa inculpación, según consignó The Washington Post.

Según las declaraciones de Kristin Anderson, fotógrafa y testigo, aseguró que el incidente ocurrió en un club nocturno de Manhattan, en Nueva York.

PUB/IS