El presidente electo estadounidense Donald Trump prometió el viernes, en su primer comunicado desde los comicios sobre el conflicto palestino-israelí, que trabajará para una "paz justa, duradera" en la región.

"Creo que mi gobierno puede jugar un papel significativo para ayudar a ambas partes a lograr una paz justa, duradera" aseguró Trump en su mensaje publicado por el diario israelí Hayom.

Según Trump, el acuerdo "debe ser negociado entre las partes, y no ser impuesto por otros".

Francia impulsa en la actualidad un plan para convocar una conferencia internacional que revitalice el proceso de paz, pero Israel asegura que no participará porque considera que las negociaciones deben ser bilaterales.

Rusia también se ha ofrecido a albergar negociaciones directas entre ambas partes, sin éxito.

Los palestinos quieren que haya una participación internacional en cualquier negociación porque acusa a Israel de renegar de acuerdos pasados.

El presidente palestino Mahmud Abbas se reunió el viernes con el primer ministro ruso Dmitri Medvedev, y al término del encuentro calificó, ante la prensa, la victoria de Trump como un "asunto estadounidense".

"Hemos seguido el proceso electoral durante más de un año. Lo que nos importa es lo que dirá Trump una vez entre en la Casa Blanca" explicó en rueda de prensa.

El líder palestino aseguró que le comunicó a Medvedev su voluntad de participar en negociaciones en Rusia "pero la parte israelí ha pedido que se pospongan".

El miércoles, el presidente de Israel, Benjamin Netanyahu, felicitó a Donald Trump por su triunfo en las elecciones presidenciales, calificándolo de "un verdadero amigo de Israel".

En tanto, el ministro israelí de Educación, Naftali Bennett, aseguró que "la idea de un Estado palestino ha terminado" con la elección de Donald Trump. 

PUB/FHA