El jueves difícilmente era el día indicado para que Donald Trump tratara de congraciarse con los "hispánicos". El eventual candidato republicano a la presidencia de EEUU celebró la fiesta del 5 de Mayo, que conmemora la resistencia mexicana, mostrando una foto suya comiendo tacos y diciendo "I love Hispanics!" ("Amo a los hispanos").

Los hispanos representan un electorado cada vez más importante en Estados Unidos.

Pero las encuestas muestran que tres cuartas partes de los latinos tienen una visión negativa del multimillonario, que insultó a los inmigrantes mexicanos el año pasado, calificando a algunos de ellos de "violadores" y a otros de criminales, amenazando con deportar a millones de ellos y construir un muro a lo largo de la frontera con México.

En sus mensajes por Twitter y Facebook, Trump deseó a sus millones de seguidores un "Happy #CincoDeMayo!" ("Feliz cinco de mayo").

"Los mejores platos de tacos están en Trump Tower Grill. Amo a los hispanos!", escribió Trump, junto a una foto en la que aparece comiendo tacos con un tenedor. El plato, conocido como ensalada de taco, con una tortilla rígida, es popular en Estados Unidos.

La candidata demócrata que eventualmente se enfrentará a él en noviembre, Hillary Clinton, reaccionó enseguida al tuit del taco. La exsecretaria de Estado aludió al aparente amor de Trump por los hispanos, citando una declaración del magnate inmobiliario a la cadena NBC emitida el día antes, en la que afirmaba: "ellos van a ser deportados". Clinton agregó un tuit en español afirmando que la posición de Trump en política exterior es "irresponsable".

 

PUB/IAM