El magnate Donald Trump aceptó hoy la nominación como candidato del Partido Republicano a la Casa Blanca en las elecciones del próximo 8 de noviembre.

"Amigos, delegados y compatriotas estadounidenses: Yo, con humildad y gratitud, acepto vuestra nominación a la Presidencia de Estados Unidos", afirmó Trump ante el plenario de la Convención Nacional Republicana en Cleveland (Ohio, EEUU).

"Juntos, llevaremos a nuestro partido de vuelta a la Casa Blanca, y llevaremos nuestro país de vuelta a la seguridad, la prosperidad y la paz", subrayó el magnate neoyorquino.

"Seremos un país de generosidad y amabilidad. Pero también seremos un país de ley y orden", indicó Trump en su discurso, que clausura la convención republicana, iniciada el pasado lunes.

El multimillonario fue este martes elegido oficialmente candidato republicano a la Presidencia para las elecciones de noviembre, durante el cónclave de su partido.

En la votación celebrada en la convención, Trump logró superar los 1.237 votos de los delegados, el mínimo necesario para oficializar la nominación.

El día anterior, un grupo de delegados rebeldes intentó forzar un cambio de las reglas para votar en libertad al nominado, sin atenerse a los resultados obtenidos en sus estados en las elecciones primarias, a fin de descarrilar la candidatura del magnate.

La convención ha estado marcada por la división en el seno del Partido Republicano, como prueba la rebelión de los compromisarios de la facción "Nunca Trump " y la frialdad del sector tradicional del partido hacia el magnate, al que han apoyado de manera tímida.

Esa fractura se evidenció este miércoles de forma muy clara con la negativa del senador por Texas Ted Cruz, gran rival de Trump durante los comicios internos para la nominación presidencial del partido, a dar su respaldo oficial al empresario de los casinos.

El nominado republicanodenunció en su discurso que su rival demócrata, Hillary Clinton dejó un legado de "muerte, destrucción y debilidad", tras su paso por el Gobierno como secretaria de Estado.

"El legado de Hillary Clinton no tiene que ser el de Estados Unidos. Los problemas a los que nos enfrentamos ahora -pobreza, violencia en casa, muerte y destrucción en el extranjero- continuarán siempre que mantengamos las mismas políticas que los crearon", aseguró Trump en Cleveland.

PUB / DIG