El banquero Steve Mnuchin, un ex funcionario del gigante Goldman Sachs, anunció este miércoles haber sido nombrado nuevo secretario del Tesoro en el gobierno de Donald Trump, durante una entrevista al canal de televisión CNBC.

Mnuchin, de 53 años,  trabajó para el grupo bancario Goldman Sachs durante 17 años, fue jefe financiero de la campaña del magnate neoyorquino y ha estado muy vinculado a Trump tanto durante el proceso electoral como en las gestiones para formar el futuro gobierno.

A finales de la década de 1980 ayudó al magnate inmobiliario a gestionar sus casinos, que por entonces atravesaban un difícil momento.

Se podría decir que Mnuchin fue uno de los grandes beneficiados del derrumbe del mercado hipotecario en EEUU, epicentro de la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión. Ahora se convertirá en la máxima figura que representará a la mayor potencia económica del planeta en los foros internacionales.

En años recientes, Mnuchin dio el salto del mundo de la banca al de Hollywood, donde produjo películas como "Avatar", "X-Men", "American Sniper" y "The Lego Movie". Su última película, "Rules Don't Apply", fue estrenada el miércoles de antes de Acción de Gracias y es una comedia dramática sobre cómo un multimillonario prohíbe la relación amorosa de uno de sus empleados.

-Qué hace un secretario del Tesoro-

El secretario del Tesoro es un pilar de la reglamentación financiera, garante de la principal moneda de reserva, arquitecto de las relaciones con China y agente de la lucha contra el terrorismo.

Mnuchin estará a cargo de dar consejo económico a Trump y de financiar los proyectos de otros departamentos de la administración Trump. Será clave en los grandes recortes de impuestos prometidos por Trump, su programa de infraestructuras y la renegociación de los tratados comerciales como NAFTA, el acuerdo al que Trump culpa de una supuesta fuga de empleo a México.

Su departamento también está a cargo de las sanciones internacionales por lo que Mnuchin jugará un papel en las decisiones que se tomen respecto a Irán y Cuba.

 

PUB/IAM