El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, prometió este domingo que dedicará la misma energía a combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) que a los combatientes kurdos en Siria, en el quinto día de una operación militar turca en el norte de Siria.

"Tenemos la misma determinación" de combatir al Partido de la Unión Democrática (PYD) en Siria que al EI, lanzó ante una multitud congregada en Gaziantep (sureste), una semana después de que un atentado acabara con la vida de 55 personas en esta ciudad, cercana a la frontera con Siria. "No aceptaremos ninguna actividad terrorista en nuestras fronteras o cerca de ellas", insistió tras haber presentado sus condolencias a las familias enlutadas.

Evocando el deseo de Ankara de "expulsar a Dáesh (acrónimo en árabe del EI) de Siria", Erdogan añadió: "Para eso estamos en Jarablos y en Bachiqa". 

"Mostraremos la misma responsabilidad en otras zonas si es necesario", afirmó en referencia a la localidad siria reconquistada esta semana en el marco de la operación "Escudo del Éufrates" y de su presencia en la localidad del norte de Irak.

El presidente turco afirmó que alberga la "misma determinación" respecto al PYD, al que considera una organización terrorista.

"Las organizaciones terroristas que creen poder poner a este país de rodillas, verán mañana las granadas que han lanzado explotar en sus propias manos", sentenció.

El domingo, el ejército turco bombardeó intensamente el norte de Siria matando a 25 "terroristas" kurdos cerca de Jarablos.

Los bombardeos mataron a decenas de personas, incluidos al menos 40 civiles, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

PUB/CM