El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido que EEUU debe elegir entre Turquía o el predicador residente en Pensilvania Fetullah Gülen, al que acusa de la intentona golpista del 15 de julio.

"Tarde o temprano EEUU deberá hacer una elección. O Turquía o FETÖ (nombre con el que define a la organización de Gülen)", dijo Erdogan en un discurso que acabó de madrugada y difundido por la agencia semipública Anadolu.

"O el terrorista y golpista FETÖ o la Turquía democrática. Tienen que tomar una decisión", agregó el jefe del Estado en un discurso en el que dio por terminada la ocupación de numerosas plazas emblemáticas de Turquía por ciudadanos que protestaban contra la intentona golpista.

Erdogan puso fin a la "misión" que había encomendado a sus seguidores para "vigilar la democracia", pero les pidió que siguieran atentos porque "la traición puede venir de cualquier parte y de cualquier persona".

"Aquellos que siguen al charlatán de Pensilvania que ha vendido su alma al diablo, o a Dáesh (Estado Islámico), que derrama la sangre de musulmanes, o al PKK (la guerrilla kurda), que también derrama sangre desde hace 30 años para dividir al país, van a ser derrotados", declaró.

Gülen, que ha negado cualquier vinculación con la asonada, vive desde 1999 en EEUU y Turquía ha solicitado su extradición por considerarlo el instigador del golpe.

El martes el ministro turco de Justicia, Bekir Bozdag, advirtió de que EEUU "sacrificará" las relaciones con Turquía si no extradita a Gülen.

Las autoridades estadounidenses han asegurado que están examinando la solicitud de extradición y que ese proceso será "técnico" y no estará guiado por la "emoción o la retórica política".

El Gobierno y el presidente turco han criticado a la Unión Europea (UE) y, en general, a Occidente, por no mostrar el suficiente apoyo tras el golpe de Estado.

Erdogan se reunió el martes en San Petersburgo con el presidente ruso, Vladimir Putin, para normalizar sus relaciones después del deterioro que sufrieron por el derribo el pasado noviembre de un avión ruso por parte de la fuerza aérea turca cerca de la frontera con Siria.

 

PUB/IAM