La multinacional de transporte Uber se lanzó este martes a operar en Buenos Aires y se desató la guerra con taxistas que cortaron avenidas, en una protesta que causó caos de tránsito.

"La aplicación móvil de Uber estará disponible a partir de hoy a las 16h00 en Buenos Aires, para lo cual los usuarios deberán descargarla desde el App Store", anunció por sorpresa en la red social Twitter el director de la firma, Mariano Montero.

La reacción del Sindicato de Taxistas y conductores independientes fue bloquear arterias claves con sus vehículos, en una hora de intenso movimiento.

Nerviosas escenas de congestión de tránsito se vivieron en el centro de la capital argentina, comprobaron periodistas de AFP.

"En principio lo que hacen es ilegal. No están brindando un transporte dentro del marco de la ley", dijo al canal TN el secretario de Transporte de la comuna, Juan José Méndez.

Buenos Aires es una megalópolis que suma unos 13 millones de habitantes junto con su periferia. Cada día ingresan millones de personas para estudiar, trabajar, hacer compras o trámites. Hay unos 38.000 taxis en la ciudad.

"¡Es competencia desleal! Nosotros pagamos impuestos y llevamos seguro para el pasajero. ¿Qué pasa si hay un accidente?", dijo una chofer de taxi, que no se identificó en la bloqueada esquina de las avenidas Callao y Santa Fe, de alta densidad residencial y comercial.

Méndez dijo que a Uber "les dijimos cuál es el marco normativo y la ley. Luego no hubo más encuentros ni se presentaron formalmente para encuadrarse. Ni siquiera están registrados como empresa ni tienen código tributario".

​PUB/SVM