Aviones estadounidenses bombardearon hoy un campamento de la organización terrorista Estado Islámico (EI) en Libia para desmantelar a un grupo de radicales tunecinos que presuntamente estaban relacionados con los dos atentados perpetrados el pasado año en Túnez, informa el diario The New York Times.

El ataque tuvo como objetivo un campamento cerca de Sabratah, al oeste de Trípoli, donde murieron más de 30 miembros del EI (Daesh por su acrónimo en árabe), según el diario que cita fuentes oficiales.

La mayor parte de los fallecidos son militantes del EI procedentes de Túnez, según las fuentes que pidieron el anonimato.

Los servicios de inteligencia estadounidenses tratan de determinar si en el operativo murió Nouredine Chouchane, uno de los principales dirigentes del EI en la zona y al que se vincula directamente con los dos sangrientos atentados que los yihadistas perpetraron en Túnez el pasado año.

Uno de los atentados tuvo como objetivo el Museo del Bardo, en la capital tunecina, en marzo del pasado año y en el que murieron 22 personas. El segundo se produjo en junio, en una zona hotelera de la población costera de Sousse, donde mataron a 28 personas.

Fuentes de seguridad de la ciudad de Sabratah informaron a Efe del ataque aéreo en el que, según dijeron, murieron al menos 40 personas, algunas de ellas mujeres y niños.

La mayor parte de los fallecidos son extranjeros, ya que en esa zona de Libia hay mucha presencia de grupos afines al Estado Islámico con reclutas foráneos.

 

PUB/IAM