La localidad de Siliguri, en el este de India, se ha visto sumida en el caos y el pánico más absolutos durante algunas horas de este miércoles. El responsable de una gran destrucción en el pueblo situado en el estado de bengala occidental ha sido un elefante salvaje, que en una huida sin rumbo ha destruido 100 casas y ha aplastado decenas de vehículos.

El animal se había alejado del bosque de Baikunthapur, ha cruzado varias carreteras y un pequeño río antes de entrar al pueblo, donde se ha visto abrumado y ha reaccionado con miedo. Basab Rai, director de la división forestal, apuntó que la hembra de elefante se alejó de su rebaño para encontrar comida y acabó perdida y desorientada.

Después de varias horas, se hizo evidente que el elefante era incapaz de encontrar su camino de regreso a la selva. Las autoridades finalmente le dispararon tres veces con una pistola tranquilizante y utilizaron una grúa para levantar al animal una vez que se había calmado. Luego fue llevado a un parque especial para paquidermos domesticados. Una vez que el efecto del tranquilizante se disipó, las autoridades planeaban regresar el elefante del bosque, dijo Rai.

Los elefantes están llegando cada vez más en contacto con personas en la India, ya que la población humana de 1.295 millones. Ciudades y pueblos crecen a expensas de las selvas y otros hábitats de los elefantes. En la India y Sri Lanka, más de 400 elefantes y 250 seres humanos mueren cada año. El miércoles, otro elefante salvaje pisoteó un agricultor hasta matarlo en el estado sureño de Tamil Nadu. El granjero había estado durmiendo en su campo de arroz cuando apareció el elefante.

Hoy en día, cerca de 30.000 elefantes en todo el país viven restringidos a una área que representa sólo un 15% de su hábitat histórico, de acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente. A nivel mundial, los elefantes han desaparecido de alrededor el 95% de su área de distribución histórica, que se extendía desde las costas del Mediterráneo hasta el río Amarillo en el norte de China.

 

PUB/IAM