Un helicóptero militar turco aterrizó este mediodía en el aeropuerto griego de Alexandrúpolis y sus ocho tripulantes han solicitado asilo político, informan los medios locales.

Según informaciones de la televisión pública, el aparato entró en el espacio aéreo griego y al no tener un plan de vuelo oficial, pidió permiso para realizar una aterrizaje de emergencia.

Las autoridades aéreas griegas se lo concedieron, si bien durante la maniobra de aterrizaje el helicóptero fue acompañado por dos cazas de las fuerzas aéreas helenas.

De los ocho tripulantes, siete llevaban uniformes militares, añade el citado medio, mientras que uno iba vestido de civil.

Según los medios helenos, la policía griega los ha detenido por entrar en el país de forma ilegal y los ha llevado a la jefatura de policía de Alexandrúpolis, en el noreste de Grecia, cerca de la frontera con Turquía.

Las primeras conjeturas apuntan a que podría tratarse de un grupo de militares que participaron el intento de golpe perpetrado el viernes.

El Ministerio de Defensa griego confirmó que los tripulantes han solicitado asilo político, petición que las autoridades griegas tienen que examinar.

El helicóptero, del tipo Halcón Negro, en cambio, será devuelto inmediatamente a Turquía, añadió el Ministerio.

Por otro lado, la situación en la frontera terrestre entre Grecia y Turquía ha sido de calma a lo largo de las últimas horas.

El ministro de Orden Público, Nikos Toskas, puso esta madrugada en alerta a la policía en la frontera terrestre con Turquía, en las islas del Egeo y en los aeropuertos tras reunirse con los principales jefes de las fuerzas de seguridad griegas.

 

PUB/IAM