Un presunto hombre de las nieves ha sembrado el pánico en unas zonas rurales al sur de la capital georgiana, Tiflis, cuyos habitantes montan guardia día y noche para dar caza al extraño ser.

"No sé si es una persona o un animal, pero aparece sin falta cada noche, emite sonidos guturales que congelan el corazón y después huye con las cuatro patas más rápido que un perro", dijo un vecino del municipio de Marneulski a la televisión local.

Otra de las vecinas dijo haber visto con sus propios ojos al monstruo "cuando estaba subido al techo del establo donde están las vacas, cerca de casa".

"Aullaba de manera horripilante ¡Esto es una pesadilla!", explicó Lamar Lamazashvili.

Los habitantes del municipio se han visto obligados a formar patrullas de vigilancia integradas por cazadores, pero por el momento no han logrado atrapar al intruso.

"Los hombres no duermen y llevan varias noches haciendo guardia", agregó.

Al parecer, la bestia también ha hecho de las suyas en el vecino municipio de Gardabanski.

"Este monstruo salta las vallas sin apenas esfuerzo. Ha entrado en varias casas, asustó a todo el mundo, pero no se llevó nada. Estamos en pánico, especialmente los niños. Pedimos ayuda a la policía", relató una profesora de la escuela secundaria local.

Uno de los residentes en este municipio cree que se trata de "un hombre de gran altura, vestido de negro y que se cubre el rostro con una máscara. Corre y se desplaza por la tierra no sólo con las piernas, sino también con las manos".

Con todo, agrega, reconoce que "todos tienen miedo de salir de casa por las tardes".

Según informaron a Efe fuentes locales, no sólo la policía se ha lanzado a la búsqueda de la bestia, sino que militares armados con fusiles también están peinando los bosques de la zona.

 

PUB/IAM