La Corte de la ciudad italiana de Padua ha permitido que un hombre divorciado, de 50 años, pueda pagar la pensión alimenticia a su mujer para el mantenimiento de su hija con pizzas, informa el diario italiano 'Il Gazzettino'.

Tras el divorcio el hombre se vio obligado a pagar a su familia 300 euros mensuales. Sin embargo, como trabaja de cocinero en una pizzería decidió entregar pizzas por este valor.

Su exmujer remitió el caso a la justicia y como resultado la jueza ha concluido que el pago de la pensión alimenticia en especie es posible, ya que los ingresos del hombre no le permiten pagarle a su mujer en efectivo.

PUB/IAM