Es la carta más conmovedora que ha recibido Barack Obama: un niño de seis años que pide adoptar al niño sirio que sobrevivió a un bombardeo