Una palabra aterradora circuló el martes en la Convención Nacional Republicana: norovirus.

Una docena de miembros del personal en la delegación de California que habían llegado a  Cleveland han caído enfermos con un virus extremadamente contagioso, dijo el presidente del GOP de California, Jim Brulte.

El virus causa vómitos y diarrea extrema y se difunde de forma explosiva a través de personas en lugares cerrados, como los cruceros, escuelas y hogares de ancianos, de acuerdo con el centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Brulte aclaró, además, que ningún delegado ha caído enfermo por el momento, y que continuarán siendo parte de la convención en Quicken Loans Arena. Los californianos se sientan al lado de sus pares de Maryland, quienes en las últimas horas los miraban con algo de recelo.

El encargado del equipo republicano de ese estado cree que un miembro del staff trajo consigo el virus desde California y que contagió a 12 de los demás compañeros. En total llegaron 36 trabajadores del partido para ayudar con la organización. Las autoridades del Condado de Erie han tomado muestras fecales para su análisis.

Brulte aclaró, además, que ningún delegado ha caído enfermo por el momento, y que continuarán siendo parte de la convención en Quicken Loans Arena. Los californianos se sientan al lado de sus pares de Maryland, quienes en las últimas horas los miraban con algo de recelo.

El encargado del equipo republicano de ese estado cree que un miembro del staff trajo consigo el virus desde California y que contagió a 12 de los demás compañeros. En total llegaron 36 trabajadores del partido para ayudar con la organización. Las autoridades del Condado de Erie han tomado muestras fecales para su análisis.

PUB/IAM