Diecisiete personas, entre ellas dos periodistas extranjeros, fueron detenidas en Buyumbura, la capital de Burundi, país que desde finales de abril está sumido en una grave crisis, anunció en la madrugada de este viernes el Ministerio de Seguridad Pública.

"Estos dos extranjeros fueron detenidos en compañía de un grupo de criminales armados", indicó en un comunicado el Ministerio, que poco antes había anunciado en la radiotelevisión nacional de Burundi (Rtnb) la detención el jueves por la noche de "dos personas extranjeras, un francés y un británico con acreditación de periodistas".

El francés Jean-Philippe Rémy y el británico Phil Moore, enviados especiales a Burundi del diario francés Le Monde, seguían siendo interrogados el viernes por la mañana, indicó a la AFP Moïse Nkurunziza, portavoz de la policía burundesa.

Jean-Philippe Rémy, 49 años, es el corresponsal regional para África de Le Monde, y Phil Moore, 34 años, es un fotógrafo independiente que trabaja también para la AFP.

"La operación de policial en el barrio de Nyakabiga se incautó de un mortero, un kalashnikov y pistolas", precisó el Ministerio en el comunicado.

El portavoz adjunto de la policía, Moise Nkurunziza, dijo a la Rtnb que se trataba de "la primera vez que unos extranjeros son sorprendidos entre criminales".

Burundi se encuentra sumido en la violencia desde la represión brutal en abril de 2015 de manifestaciones contra un tercer mandato del presidente Pierre Nkurunziza, reelegido en julio en unos comicios boicoteados por la oposición. Desde entonces, las manifestaciones, un golpe de Estado fallido y una rebelión armada han dejado más de 400 muertos y obligado a unas 230.000 personas a exiliarse, según Naciones Unidas. Muchos temen además que la violencia se extienda a los países vecinos y vuelvan de nuevo las masacres interétnicas entre hutus y tutsis.

- Francia exige su liberación -

"La policía se sorprendió al ver a un periodista, autorizado a trabajar en Burundi y que por lo tanto no tenía nada que temer, correr y huir de la policía", añadió, refiriéndose a Moore.

Rémy fue detenido poco después, cuando fue a la comisaría para obtener noticias de su colega.

"Están siendo interrogados. Por el momento no han sido inculpados, seguimos en la etapa de los interrogatorios. Si no encontramos nada contra ellos serán liberados", aseguró, y agregó que ambos periodistas "están bien y están siendo bien tratados".

Ambos están detenidos "en un lugar secreto", indicó el ministerio de Comunicación burundés.

Durante el operativo la policía incautó "un mortero, un kalashnikov y pistolas", señaló el ministerio de Seguridad Pública en un comunicado.

Le Monde exigió "la liberación inmediata de sus dos enviados especiales", que "entraron legalmente en el país" y que "solo estaban ejerciendo su profesión reuniéndose con todas las partes concernidas" en la crisis en Burundi.

Francia, a través de un comunicado del ministro de Relaciones Exteriores Laurent Fabius, exigió también la "liberación inmediata" de ambos periodistas.

- Víctimas de amenazas -

Burundi se encuentra sumido en la violencia desde la represión brutal en abril de 2015 de manifestaciones contra un tercer mandato del presidente Pierre Nkurunziza, reelegido en julio en unos comicios boicoteados por la oposición.

Desde entonces, las manifestaciones, un golpe de Estado fallido y una rebelión armada han dejado más de 400 muertos y obligaron a unas 230.000 personas a exiliarse, según Naciones Unidas. Muchos temen además que la violencia se extienda a los países vecinos y vuelvan de nuevo las masacres interétnicas entre hutus y tutsis.

La mayoría de medios de comunicación independientes han tenido que cerrar y sus periodistas víctimas de amenazas o ataques que no han huido del país viven en la clandestinidad.

El corresponsal de la AFP y de la radio RFI en Burundi, Esdras Ndikumana, de 54 años, se vio obligado a refugiarse en Kenia en agosto, después de haber sido detenido en Buyumbura y torturado por los servicios de inteligencia.

El periodista Jean-Philippe Rémy está basado en África desde 1998, primero en Nairobi y luego en Johannesburgo desde 2009. Obtuvo en 2013 el prestigioso Premio Bayeux para corresponsales de guerra por un reportaje sobre Siria.

Phil Moore por su parte ha realizado varios reportajes en todo el continente africano, pero también en Pakistán y Bolivia. Su trabajo fue exhibido en 2013 en el famoso festival de fotoperiodismo de Perpignan (sur de Francia).

 

PUB/IAM