Una británica murió y un británico se halla en estado crítico tras ser apuñalados presuntamente por un francés en un hostal de Australia, al grito de 'Allahu akbar' (Dios es grande), anunció este miércoles la policía australiana.

La policía está investigando el ataque, que ocurrió el martes por la noche en Home Hill, una localidad rural del estado de Queensland, al noreste del país.

El director adjunto de la policía de Queensland, Steve Gollschewski, dijo que por el momento no hay indicios de que el sospechoso tenga vínculos con el grupo Estado Islámico (EI).

Tras recibir una llamada, la policía descubrió en el hostal el cuerpo de una joven británica de 21 años y el de un hombre británico de 30 con heridas graves. Una tercera persona, un australiano de 46 años, sufrió heridas leves.

"Los primeros elementos de la investigación indican que el sospechoso hizo comentarios que pueden ser interpretados como extremistas", señaló Gollschewski. "Al parecer utilizó la frase 'Allahu akbar' durante el ataque y cuando fue detenido".

"Tomaremos en cuenta esta información en la investigación, pero por el momento no descartamos ninguna pista, ya sea política o criminal", agregó el jefe policial.

Gollschewski dijo además que se está investigando si el sospechoso, de 29 años, sufre de problemas mentales o si estaba bajo la influencia de drogas durante el incidente.

Cuando los periodistas le preguntaron si el sospechoso está vinculado al EI, Gollschewski respondió que no y añadió que no había ninguna amenaza específica contra la población.

"Por el momento no tenemos ninguna información, además del hecho de que actuó sólo", declaró durante la misma conferencia de prensa la comandante de la policía federal australiana Sharon Cowden.

"Es un incidente inquietante y la comunidad no debe bajar la guardia", agregó. Cowden señaló que el francés estaba en situación regular en Australia.

"Estamos trabajando con las autoridades locales y brindando apoyo a las familias" de las víctimas, declaró un funcionario del Ministerio de Exteriores británico.

La policía no reveló la identidad de la británica fallecida, pero, según medios locales, la joven trabajó en un bar en la costa de Queensland.

Australia elevó en septiembre de 2014 su nivel de alerta frente a la amenaza terrorista. En los últimos 18 meses se han evitado al menos seis atentados en territorio australiano, según el Gobierno.

 

PUB/IAM