Un nuevo audio filtrado por uno de los delatores de las irregularidades en la estatal brasileña Petrobras salpicó al nuevo ministro de Transparencia, Fiscalización y Control, Fabiano Silveira, cuya renuncia fue exigida hoy por empleados de esa cartera.

Decenas de afiliados al sindicato que agrupa a los trabajadores de ese ministerio se manifestaron hoy en Brasilia para exigirle al presidente interino, Michel Temer, la destitución de Silveira, a quien acusaron de realizar "maniobras oscuras" relacionadas con las investigaciones en Petrobras.

En unas grabaciones difundidas este domingo por el canal de televisión Globo, realizadas en febrero pasado, cuando Silveira era miembro del Consejo Nacional de Justicia, el nuevo responsable de la lucha contra la corrupción critica la investigación en la petrolera y sugiere estrategias de defensa a algunos de los sospechosos.

En ese audio, Silveira conversa con el presidente del Senado, Renán Calheiros, salpicado por ese asunto, y con Sergio Machado, expresidente de la estatal Transpetro y quien colabora con la Justicia en el caso Petrobras, en el que está implicado.

"Están perdidos con esa cuestión", declara Silveira en alusión al Ministerio Público, responsable por las investigaciones, y también aconseja tanto a Calheiros como a Machado sobre qué líneas adoptar en sus respectivas defensas.

En una nota oficial difundida este domingo, Silveira confirmó el contenido de esa grabación y explicó que fue hecha en la residencia de Calheiros, a quien visitó sin saber que Machado estaría presente.

Según Silveira, se trata de una conversación "informal" que "de ninguna manera" sugiere que haya "hecho gestiones o interferido ante las instituciones públicas en favor de terceros".

De acuerdo con esa nota, "es un despropósito sugerir que el Ministerio Público, una institución que ya dio tantas pruebas de independencia en el cumplimiento de su deber, pueda sufrir algún tipo de interferencia externa".

Temer, que aún no se ha manifestado sobre este asunto, asumió el poder en sustitución de la presidenta suspendida, Dilma Rousseff, el pasado 12 de mayo y ya ha tenido que pedir la renuncia del ministro de Planificación, Romero Jucá, debido a un audio en el que sugería que era necesario ponerle límites a la investigación en Petrobras.

Ese asunto salpica a medio centenar de políticos de diversas formaciones entre las que está el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera Temer y es la columna fundamental del Gobierno interino.

En los últimos días, Machado ha revelado conversaciones que tuvo con otros importantes dirigentes del PMDB, como el expresidente José Sarney, quien también se queja de las investigaciones en Petrobras y llega a afirmar que Brasil está bajo una "dictadura de la Justicia".

Según Rousseff, separada del cargo mientras responde al juicio que puede llevar a su destitución, la difusión de grabaciones como aquella en la que Jucá pide "delimitar" la investigación "prueban" que el proceso en su contra no supone más que "un golpe de Estado" que tiene por objetivo "proteger" a los corruptos.

 

PUB/IAM