Más de doscientos inmigrantes subsaharianos, según los primeros cálculos de las autoridades, lograron entrar hoy Ceuta (ciudad española en el norte de África) tras saltar la valla fronteriza, con el resultado de unos treinta heridos de diversa consideración.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía española se desplazaron a la zona para intentar contener a las decenas de inmigrantes que intentaban franquear la valla.

Fuentes de la Guardia Civil dijeron a Efe que numerosos inmigrantes se han desperdigado por las calles de Ceuta, de modo que ignora el número exacto de personas que han podido entrar.

Tras el salto masivo hubo carreras por parte de los inmigrantes para no ser detenidos por los efectivos policiales, aunque al menos medio centenar fueron interceptados.

La Cruz Roja ha tenido que desplegar un operativo especial que ha trasladado al Hospital Universitario a veintinueve inmigrantes, algunos de ellos con heridas de consideración como consecuencia de los golpes que se produjeron al saltar la doble valla, de seis metros de altura.

La mayor parte de los inmigrantes presentaban contusiones y golpes y un joven tenía una fractura de tobillo.

Los detenidos serán acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta, ciudad con cerca de 85.000 habitantes.

Según la organización no gubernamental Caminando Fronteras, en el grupo de inmigrantes que superaron la valla fronteriza entre Marruecos y España había menores de entre 15 y 17 años procedentes de diferentes países del África Subsahariana como Mali, Costa de Marfil y Burkina Faso.

PUB/SVM