La prensa británica, desde The Sun hasta el Daily Mail, se hacen eco de una extraña historia sobre una pareja de turistas, que aseguran fueron secuestrados en la selva en un lugar remoto de Papúa Nueva Guinea, por un grupo de caníbales armados con lanzas y machetes.

¿Cómo fue que el británico Matthew Iovane de 31 años y su novia norteamericana Michelle Clemens, también de 31, terminaron en una situación así? Según Matt contó al diario The Sun, ambos estaban recorriendo la selva cuando fueron atacados por dos hombres, que los desnudaron y les vendaron los ojos.

 “Tenían un aspecto aterrador con sus trajes nativos, con dibujos de guerra. Nos rodearon”, relató Matt cuyo mayor temor era que se tratara de caníbales y que ambos terminaran devorados.

"A mi me arrancaron la remera para taparme los ojos, y se me cruzó un pensamiento espantoso de que íbamos a estar en el menú. Eran totalmente salvajes y estábamos a su merced. Pensé que íbamos a desaparecer en la selva y nunca más nos iban a ver”.

Se cree que las tribus en las selvas de Papúa Nueva Guinea son las expresiones más recientes de canibalismo en el mundo. Hay denuncias que datan de 2012 de que se han comido los cerebros y otros órganos de personas.

 Matt y Michelle fueron atacados en el último día de un recorrido a pie de casi 100 kilómetros conocida como Kokoda Trail, un sitio famoso por las feroces batallas que allí mantuvieron japoneses y australianos durante la II Guerra.

“Hacía una hora que estábamos caminando cuando un indígena apareció adelante nuestro y otro detrás”, contó Matt.

“Nuestra primera reacción fue calmarlos, incluso pensamos que se trataba de alguna broma, pero rápidamente nos dimos cuenta que estábamos en una situación muy seria. Tenían machetes, lanzas largas de madera con punta de flecha y gruñían”, agrega. Y sigue: “Pensé que nos iban robar así que bajamos nuestros bolsos y tratamos de calmarlos, diciéndoles que podían llevarse todo cuando empezaron a empujarnos y a amenazarnos... entonces uno se vino hacia mí, blandiendo el machete y empezó a arrancarme la ropa hasta dejarme virtualmente desnudo”.

Los hombres saquearon sus mochilas, encontraron el iphone de Michelle y le pidieron a gritos que lo prendiera. En un punto, le cortaron los dedos con un machete, y ahora teme haber perdido la sensibilidad en ellos. Las heridas llegaron hasta el hueso.  Cuando los viajeros robados y casi desnudos lograron escapar fueron perseguidos por perros salvajes y heridos por hiedra venenosa, pero al final encontraron aldeanos que los ayudaron. Finalmente fueron evacuados en helicóptero.

La cancillería británica confirmó al Telegraph el incidente. Y detalló que el hecho había ocurrido el 11 de enero.

Uno de los misterios aún sin resolver en estas selvas data de 1961, cuando el hijo menor del ex vicepresidente de EE.UU. Nelson Rockefeller, Michael, desapareció y se creyó que fue devorado por caníbales. Tenía 23 añoS y había viajado a retratar a las tribus locales.

 

PUB/IAM