La comunidad Lgbt (lesbiana, gay, bisexual transgénero) congregó a miles de personas en Austria, Italia, en Portugal, Bulgaria y Lituania.

El mayor desfile tuvo lugar en Viena, donde la marcha del arcoiris reunió a más de 130.000 personas, dijeron los organizadores.

Los participantes guardaron un minuto de silencio durante la fiesta, que se celebra todos los años y que habitualmente es un evento festivo donde todo vale.

A la cabeza de la procesión, un cortejo de personas vestidas de negro arrastraban un carro inexistente, la "carroza fantasma" que representó a las "lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros y personas intersexuales que perdieron su vida en Orlando", explicaron los organizadores.

Lui Fidelsberger, codirector de la organización Iniciativa Homosexual, la agrupación gay más antigua de Austria, dijo que salir a la calle es la mejor respuesta al miedo.

"Es muy importante que no nos dejemos asustar o intimidar", dijo Fidelsberger. "La respuesta debe ser más visibilidad y orgullo. Todo eso, a pesar de la gran tristeza (...) Cada año el desfile del arcoiris celebra en alto y de forma estridente el gran festival de la diversidad".

Después del atentado de Orlando las medidas de seguridad se extremaron, con cientos de agentes desplegados, explicó a la AFP el portavoz de la policía, Roman Hahslinger.

- ¡Vamos a sobrevivir! -

En Italia, 30.000 personas participaron en el desfile del Orgullo Gay en Florencia, unas 5.000 Génova, y otras miles Treviso, Varese e incluso en Palermo, en un ambiente festivo, pese al trauma reciente de la masacre de Orlando.

Roma ya había celebrado la fiesta el 11 de junio, poco antes del tiroteo que dejó 49 muertos en un club gay de Orlando, en Florida. En tanto, se espera que la mayor manifestación sea la de Milán, el 25 de junio.

En Génova, el primer carro del desfile portaba una bandera del arcoiris con un crespón negro y el mensaje "We are Orlando" (Somos Orlando).

En Palermo se guardó un minuto de silencio para recordar a las víctimas y el coordinador de la marcha, Massimo Milani, desfiló con un vestido de novia blanco manchado con sangre pero con el lema "We will survive !" ("¡Vamos a sobrevivir!").

En la ciudad siciliana, los organizadores eligieron como lema del desfile la consigna "Migrar es humano", para apoyar a los miles de migrantes que llegan cada mes a la isla, muchos de ellos obligados a huir de sus países por su orientación sexual.

También lanzaron un mensaje sobre los múltiples incendios intencionados que golpearon la isla en los últimos días con una pancarta que rezaba "El único fuego que nos gusta es el de la pasión".

En Lisboa, unas 5.000 personas se manifestaron. Una pancarta negra con fotos de las víctimas encabezó la procesión.

"Lo de Orlando prueba que la comunidad LGBT es víctima de violencia y discriminación. La primera reacción automática es el miedo, pero después viene la unidad y el deseo de combatir el odio", dijo Ana Aresta, una de las organizadoras.

"Esta masacre nos afecta a todos", dijo el activista Paulo Corte Real. "Estamos aquí para mostrar nuestra fortaleza y para rechazar todo este odio al que seguimos confrontados", agregó.

En Vilna, se reunieron unas 2.000 personas y en Sofía los 1.000 manifestantes congregados guardaron un minuto de silencio agitando banderines con el mensaje #weareorlando (somos Orlando).

En Metz, en Francia, unas 2.000 personas, según la policía, participaron en una marcha encabezada por una pancarta con el lema "Solidaridad con Orlando".

 

PUB/IAM