Una mujer en Seattle ofrece su virginidad por más de 400 mil dólares en un burdel. Todo por ayudar a su familia. No ha tomado ofertas aún.