El gobernador del estado Trujillo (noroeste), el chavista Henry Rangel Silva, informó hoy de que un tribunal de esa entidad dictó también una medida contra el proceso que impulsa la oposición venezolana para revocar este año al presidente del país, Nicolás Maduro.

De este modo, Trujillo se convirtió en el séptimo estado que pone freno a un posible plebiscito en el país caribeño luego de que el viernes lo hiciera Zulia (oeste) y el jueves pasado iniciaran esta suspensión los estados de Aragua, Bolívar, Monagas, Carabobo y Apure, todos ellos gobernados por el chavismo.

"El heroico pueblo trujillano ha obtenido justicia. El tribunal penal de la entidad ha anulado el proceso de recolección de firmas", expresó Rangel Silva en la red social Twitter.

El gobernador aseguró que los trujillanos harán cumplir la Constitución por lo que, afirmó, "el fraude la (alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática) MUD no quedará impune. No permitiremos que sigan engañando al pueblo".

Esta medida fue saludada por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que, en palabras de su primer vicepresidente, el diputado Diosdado Cabello, consideró la medida como una señal de "justicia".

Cabello reiteró hoy en conferencia de prensa que el chavismo no ha agotado los caminos judiciales contra el mecanismo del referendo y sus impulsores para quienes ha pedido la cárcel como castigo por un supuesto fraude.

El poder electoral decidió esta semana posponer el proceso del revocatorio en acatamiento de estos tribunales, una semana antes de que los opositores intentasen cumplir el último requisito previo a la convocatoria de la consulta.

Por ello, la MUD inició hoy con una protesta de mujeres en la capital un plan de calle para "restituir el hilo democrático", al que seguirá una sesión especial del Parlamento este domingo donde la mayoritaria oposición abordará un supuesto abandono del cargo por parte de Maduro y su supuesta doble nacionalidad. 

PUB/AOS