El gobierno de Venezuela y la oposición se comprometieron este sábado a convivir y respetarse para encontrar un camino "pacífico y electoral" hacia la resolución de la profunda crisis venezolana, sin que los opositores logren aún concretar una vía para cumplir su objetivo de sacar al chavismo del poder.

"Nos comprometemos de forma solemne a que nuestras diferencias políticas solo tengan una respuesta en el estricto marco constitucional, un camino democrático, pacífico y electoral", subrayó una declaración conjunta leída por representantes de ambas partes.

El documento fue suscrito luego de dos jornadas de conversaciones realizadas en Caracas en el marco de la mesa de diálogo establecida bajo el auspicio del Vaticano, representado por el enviado del Papa Francisco, el arzobispo Claudio María Celli.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pide adelantar elecciones o reactivar el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, suspendido el 20 de octubre, pero el acuerdo no menciona esos escenarios.

No obstante, un posterior comunicado de la MUD, leído por uno de sus negociadores, Carlos Ocariz, señaló que la oposición seguirá insistiendo "hasta obtener lo más importante: elecciones nacionales y referendo revocatorio".

El gobierno y la oposición, cuyas tensiones escalaron tras la suspensión del referendo a tal punto que se temió un estallido de violencia, prometieron en su declaración, titulada "Convivir en paz", establecer "una relación política respetuosa".

"No hay política ni convivencia en el odio ni en el insulto, que se erradique el odio, la violencia, la intolerancia, el escarnio y el insulto", manifestó uno de los negociadores del gobierno, Jorge Rodríguez.

Maduro celebró los pactos. "Va triunfando la paz... Felicitaciones a la Mesa de Diálogo por la paz y la soberanía, que logró buenos acuerdos", escribió el mandatario en Twitter.

El trabajo continuará en mesas temáticas y la próxima reunión plenaria entre los delegados y los facilitadores, incluidos el Vaticano y la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), será el 6 de diciembre.

Según otro documento leído por el enviado papal, las partes aceptaron "una hoja de ruta que permita normalizar la relación constitucional entre los poderes del Estado" y atender la crisis.

En lo económico, explicó Celli, los delegados pactaron "priorizar en el corto plazo la adopción de medidas orientadas al abastecimiento de medicamentos y alimentos", en severa escasez en Venezuela (80% según estimaciones privadas), "sobre la base de promover su producción e importación".

No obstante, el escepticismo continúa entre distintos círculos opositores. Quince partidos opositores que se marginaron del diálogo reiteraron este sábado en que "las condiciones no están dadas" para llevar adelante las conversaciones.