El caso de Ashley demuestra la grave crisis de medicamentos que sufre Venezuela.