El Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció la noche del jueves que decidió postergar hasta nuevo aviso la recolección de cuatro millones de firmas que la oposición debía reunir, del 26 al 28 de octubre, como último paso para que las autoridades convoquen a la consulta que tiene como objetivo sacar de la presidencia de Venezuela a Nicolás Maduro.

El CNE justificó su decisión en el acatamiento de fallos de los tribunales penales de varios Estados, que anularon por "fraude" una primera recolección de firmas del 1% del padrón electoral, hecho por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en abril para promover el referendo.

"Estas decisiones tienen como consecuencia la paralización" de la siguiente etapa de recolección del 20% del registro electoral, afirmó el CNE, al que la MUD acusa de aliado del gobierno, al igual que lo dice de la justicia.

La oposición, por su parte, advirtió que el gobierno venezolano está llevando al país a un "escenario muy peligroso", tras la suspensión del proceso de referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, quien se libra de una salida anticipada del poder pese a enfrentar un enorme rechazo popular.

Con este panorama, Jesús Torrealba, el secretario general de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática que está impedido de salir del país junto a Henrique Capriles y otros seis opositores sin motivo aparente, anunció que "la alternativa de lucha" de la oposición "está siendo consultada y consensuada" y se informará este viernes sobre los pasos a seguir. "No podrán posponer el cambio que el país está reclamando", agregó. Por ahora, el proceso queda en el aire.

PUB/FHA