Las protestas por alimentos en Venezuela dejaron este jueves una nueva víctima, con lo que ascienden a cuatro los muertos en las últimas dos semanas, en momentos en que el presidente Nicolás Maduro ha invitado a la oposición a sentarse a dialogar para atender los problemas que atraviesa el país.

El estado de Mérida, en el occidente del país, fue escenario de saqueos de comercios después de que vecinos de la población de Lagunillas protestaran al no lograr comprar leche, una situación que se ha repetido en los últimos días en varias zonas del país.

El diputado de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) por el estado Mérida Carlos Paparoni informó en un comunicado de que en el hecho murió Jean Paul Omaña, de 17 años. "Cuando la gente fue para allá a comprarla (leche), resulta que no había y ahí empezó la molestia de las personas. Se salió de control la seguridad del lugar y desencadenó una ola de saqueo en los comercios privados aledaños al lugar", narró Paparoni.

El diputado afirmó que Omaña, según informaciones que maneja, "presentó una herida por arma de fuego en el cuello", además de los perdigones disparados por efectivos policiales. "Se debe investigar qué pasó ahí, porque el encargado de Seguridad y Paz del estado Mérida declaró hoy diciendo que los funcionarios de seguridad no portaban armas de fuego, pero este joven fue herido con una", afirmó Paparoni.

Ayer el secretario general de la plataforma opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, señaló que en las protestas ocurridas en los últimos días han muerto tres personas. La oposición se refirió a los casos de Jenny Elizabeth Ortiz Gómez, que falleció el pasado 5 de junio en el estado Táchira (oeste); de José Antonio Tovar, quien murió cuatro días después en la barriada de Petare en Caracas, y de Luis Josmel Fuentes, cuyo deceso ocurrió el pasado sábado después de las protestas registradas el viernes en un tramo de la carretera Cariaco-Cumaná.

PUB/IAM