La Policía española arrestó este lunes a uno de los fugitivos británicos más buscados, quien se ocultaba detrás de una pared falsa de una vivienda del sur del país.

Mark Allan Lilley, de 41 años, fue detenido en una casa de Alhaurín de la Torre, cuando los agentes descubrieron la pared falsa que conducía a una "habitación de pánico", desde la que el sospechoso observaba lo que ocurría en el exterior mediante un sistema de videovigilancia.

La Policía informó en un comunicado que Lilley se entregó al ver que no tenía escapatoria.

El británico fue condenado a 24 años de prisión por narcotráfico en el 2000, pero se fugó cuando se encontraba en libertad bajo fianza. Según los investigadores, había cambiado su apariencia y usaba una identidad falsa.

Lilley se había convertido en los últimos años en un experto en "Vale Tudo", una modalidad de combate en la que se usan técnicas y artes marciales.