Durante la madrugada del domingo 12 de junio pasado, Omar Mateen disparó su fusil AR-15 contra la multitud asistente que disfrutaba en la discoteque Pulse de la ciudad de Orlando, Florida, Estados Unidos. El resultado del tiroteo: 49 personas fallecidas, de distintas edades y principalmente con raíces latinas, y más de 50 heridas de distinta gravedad.

Entre ellas se encuentra Patience Carter, de 20 años. Estaba en la discoteque cuando todo sucedió, y el balazo que recibió no fue suficiente para que estuviera entre los fallecidos. Fue trasladada a un hospital de Orlando, desde donde en silla de ruedas leyó un poema a la prensa.

"El sentimiento de culpa por seguir viva es demasiado fuerte", dice la joven, además de describir todo lo que vio, y los pensamientos que se le han pasado por la cabeza después de tres días de lo sucedido.

El video, a continuación.

PUB/FHA