Sobre Siberia Occidental, unos pilotos descubrieron un impresionante foso. Debido a su tamaño y forma, parece efecto de la caída de un meteorito. Los medios rusos dicen que por su tamaño "parece que hubiese estallado una bomba atómica".

Se descarta la mano del hombre porque en esa región no hay todavía exploraciones ni trabajos relacionados con la investigación de reservas naturales. "El tamaño del cráter da para que entren varios helicópteros", aseguraron los pilotos, quienes también encontraron agua subterránea en el fondo del hueco.

Pero este no es el primero que se halla en Rusia. De hecho, han aparecido desde 1980, en zonas apartadas o ciudades. Lo mismo ha pasado en Guatemala, donde hubo uno en plena ciudad, y otro en Estados Unidos. Todos son círculos perfectos, y siempre tienen sedimentos en su fondo. Hasta ahora, no se le ha podido dar explicación a este fenómeno.