Durante una de las caravanas del papa móvil en la reciente visita del sumo pontífice a Brasil, un niño rompe las filas y burla la seguridad del papa Francisco para saludar al sumo pontífice. Es entonces cuando Francisco lo levanta y el niño se aferra a él para darle, quizás, el saludo más emotivo de su vida.

Las imágenes muestran que el niño no quiere dejar de abrazar al papa, y después de cerca de un minuto, se separa. Es tan fuerte la emoción que el niño rompe en llanto por haber abrazado al papa. El video lo dice todo.