Un bochornoso episodio vivió el Presidente de República Checa, Milos Zeman, cuando las cámaras registraron su deplorable estado en un evento oficial. Según la televisión del país, el Mandatario se encontraba en un evidente estado de ebriedad. 

 
El hecho sucedió cuando Milos Zeman participa de la presentación de las joyas de la corona restaurada en el Castillo de Praga. De pie al lado de otras autoridades, el Mandatario parecía dormir en su puesto, sin prestar atención a lo que acontecía a su alrededor. 
 
En tanto, la prensa local sostiene que Zeman se encontraba ebrio. Aunque las fuentes gubernamentales aseguran que el Presidente padecía de una infección viral, lo que habría provocado su estado de mareo.