La violencia en el fútbol no solo es un problema en nuestro continente. Europa ha sido testigo del actuar de los peligrosos hooligans en las canchas.

Ahora fue la oportunidad de los hinchas rusos y polacos, quienes se enfrascaron en brutales peleas luego que sus seleccionados se enfrentaran en partido válido por la Eurocopa 2012.