Hacía poco más de cuatro años que el jefe del Kremlin no se personaba en una plenaria de la Duma y hoy lo hizo con ocasión del término de la legislatura, en un sesión que coincidió con el 75º aniversario del comienzo de la guerra entre la Alemania nazi y la Unión Soviética.

Esta circunstancia marcó su intervención, que comenzó pidiendo un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la Gran Guerra Patria, como se conoce en el espacio postsoviético el período de la Segunda Guerra Mundial desde el ataque de Alemania a la Urss y la capitulación del régimen nazi.

"Al precio de sus vidas, nuestros padres y nuestros abuelos salvaron a Rusia de la 'peste parda'. Siempre recordaremos su valor, su sacrificio, su hazaña", dijo Putin.

Advirtió de que el terrorismo es hoy la principal amenaza que afronta el mundo y subrayó la necesidad de que la comunidad internacional consolide esfuerzos en la lucha contra ese flagelo y "no repita los errores del pasado", en alusión a la situación previa al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

"¿Qué otra lección se necesita para dejar los juegos geopolíticos y las añejas diferencias políticas y unirse en la lucha contra el terrorismo internacional?", inquirió Putin, quien recalcó que esta amenaza "aumenta a ojos vistas".

Putin señaló que Rusia ha propuesto en reiteradas ocasiones la creación de un "sistema de seguridad global" sin bloques, pero "no hemos visto una reacción positiva, al revés, la Otan aumenta su retórica agresiva".

"En estas condiciones, nos vemos obligados a prestar especial atención a las tareas relacionadas con el fortalecimiento de la capacidad defensiva de nuestro país", afirmó.

En cuanto a la legislatura, el presidente ruso no escatimó elogios para con los diputados y calificó de "resultado histórico" de su labor la "integración jurídica" de la anexada península ucraniana de Crimea y el puerto de Sebastópol en la Federación de Rusia.

Los parlamentarios, añadió, "respaldaron de manera activa, unas veces emotivamente y, donde fue necesario, de manera muy profesional el sentir de la absoluta mayoría de los ciudadanos de Rusia y de los habitantes Crimea y Sebastópol".

En este sentido, Putin destacó que la Duma aprobó en muy breve plazo "más de 120 leyes que minimizaron los problemas de la incorporación de Crimea y Sebastópol en Rusia y permitieron a la gente sentir que está en casa, que sus derechos están garantizados y que tiene todas las oportunidades abiertas".

La anexión de la península de Crimea en marzo de 2014, después de un referéndum no reconocido por Ucrania ni por la comunidad internacional, provocó la adopción de sanciones económicas contra Rusia por Occidente, que se solidarizó con las reclamaciones de Kiev de respeto de su integridad territorial.

El presidente ruso concluyó su discurso con un llamamiento a los partidos políticos a competir limpiamente en las elecciones del próximo 18 de septiembre, en las que se renovará la Duma.

"De hecho, la campaña ha empezado. Os espera una dura competición, debates, un período difícil para todos los que participan en los comicios. Confío en que haréis todo lo posible para que transcurran limpiamente, en un clima de respeto mutuo", afirmó.

La limpieza de las próximas elecciones parlamentarias es objeto de preocupación del Kremlin, habida cuenta de las numerosas denuncias de fraudes en comicios anteriores.

El nombramiento, en marzo pasado de Ela Panfílova, ex defensora del Pueblo, al frente de la Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia fue interpretado por los medios rusos como un paso tendente a darle mayor credibilidad al organismo.

Las primeras acciones de Panfílova al frente de la CEC parecen confirmar ese análisis.

Hoy mismo, la presidenta de la CEC pidió y obtuvo la renuncia del jefe de la Comisión Electoral de la provincia de Moscú, Ivel Vildánov, por considerar que la directiva de ese organismo era dependiente del Ejecutivo provincial.

Los miembros de la próxima legislatura serán elegidos según un sistema mixto (225 por lista de partidos y 225 en circunscripciones mayoritarias), a diferencia de los actuales diputados, que en su totalidad accedieron a la Duma por listas de partido.

 

PUB/IAM