El ministro del Interior, Jorge Burgos, planteó sus dudas respecto a la remoción de Cristián Riquelme, el administrador de La Moneda, luego que fuera mencionado por Giorgio Martelli como una de las personas a quien entregó dineros para financiar la campaña política de Michelle Bachelet. 

“La tengo, pero no corresponde que la señale todavía”, dijo Burgos respecto a la opinión que tiene sobre Riquelme, quien en 2013 actuó como recaudador de la campaña presidencial de Bachelet. 

Sobre la posibilidad de removerlo en el cargo, aseguró a La Tercera que “los antecedentes siempre hay que tenerlos presentes, la evaluación depende de quienes tienen a su cargo la gestión” y en ese sentido, es la propia Jefa de Estado quien debe decidir si removerlo o no. 

Por otra parte, las palabras del ministro se dan en un ambiente en el que varios presidentes de los partidos oficialistas están solicitando la renuncia de Riquelme. 

Isabel Allende, presidenta del PS indicó a ese medio escrito que “aquellos que por alguna razón han sido mencionados, si pueden facilitar la tarea, sería mejor”.

Por su parte, el presidente del MAS, Alejando Navarro fue mucho más crítico al respecto y dijo que “es insostenible que siga en La Moneda”. Agregó ademas que “su permanencia hace daño al Gobierno y a la Presidenta”. 

En esa misma línea es que el jefe del Partido Radical, Ernesto Velasco, aseguró que “lo saludable sería indudablemente que todas las penosas que tengan algo que ver con esto dieran un paso al costado”.

El presidente del PC, Guillermo Tellier, añadió que “creo que aquí en La Moneda, cuando ha habido personas afectadas,desde ministros para abajo, aunque no sean comprobadas las acusaciones también han salido”.

El único que defendió la gestión de Riquelme fue Jaime Quintana, presidente del PPD, quien aseguró que “parece que ya es una costumbre de todas las semanas andar buscando a alguien a quien colgar en la plaza pública”.

Cabe recordar que este sábado se conoció la declaración que entregó Giorgio Martelli por la investigación del caso SQM. Ahí reconoció que entregó ocho pagos a Christian Riqulme por unos $41.000 dólares ($30 millones) y que habrían destinados a financiar la campaña de la Presidenta Bachelet. 

PUB/JLM