Fue una conversación telefónica. De esa forma la Presidenta Michelle Bachelet le habría anunciado a Jorge Burgos sobre la renuncia de Cristián Riquelme, el administrador de La Moneda cuestionado por contratos entre sus empresas y el Minsal, por su declaración de patrimonios y porque su nombre apareció en las investigaciones del caso SQM y Caval. La renuncia se concretó este miércoles, sin embargo, para Bachelet, la idea es que todo se anunciara como una renuncia y no como un despido. 

Así al menos lo informa La Tercera, medio que asegura que la Presidenta Michelle Bachelet estuvo en permanente contacto telefónico con Jorge Burgos. La Mandataria estaba de vacaciones pero aún así habría hablado con el vicepresidente al menos dos veces durante esta semana. 

Mediante estas comunicaciones, asegura el medio, que Jorge Burgos habría convencido a Michelle Bachelet que era conveniente separar a Cristián Riquelme de La Moneda. 

De hecho, sin decirlo con claridad, Burgos había manifestado públicamente que su opinión sobre el ingeniero de 42 años no era de las mejores. De hecho, a principio de semana evitó referirse a él indicando que “mi opinión se la daré a la Presidenta cuanto vuelva de vacaciones”. 

En ese sentido, la salida de Cristián Riquelme habría sido dolorosa para la Presidenta Bachelet, ya que ambos tenían una evidente cercanía. 

Ello, pues se vincula al renunciado administrador de La Moneda con el grupo G-90, cuyo principal rostro es el ex ministro Rodrigo Peñailillo. Es sabido que esta ex autoridad era muy cercana a Michelle Bachelet y que su salida también le provocó un golpe a la Mandataria. 

Por eso mismo, la Jefa de Estado se habría empeñado en que la salida de Riquelme se viera como una renuncia y no como un despido, según indica la publicación. 

De hecho, habría sido la misma Presidenta quien pidió que el anuncio de la renuncia la diera el ministro Jorge Burgos y no la vocera subrogante del Gobierno, Claudia Pascual. 

PUB/JLM