La caída en las encuestas es uno de los temas que más debe preocupar al líder del PRO y carta presidenciable, Marco Enríquez Ominami, quien se vio involucrado en el caso de financiamiento irregular de campañas políticas y su apoyo ciudadano cayó fuertemente, sobre todo en las últimas semanas.

Primero fue la encuesta CEP la semana pasada, que dio cuenta de una fuerte caída para ME-O de nueve puntos en la aprobación, y en esta oportunidad es la encuesta Cadem la que propina otro golpe a la figura del PRO: un 80% de los encuestados no cree en las explicaciones que Ominami dio a la Fiscalía en el marco del caso SQM, donde señaló no haber recibido dinero alguno por parte de la minera no metálica para su campaña presidencial pasada.

La encuesta Cadem de esta semana señala una adhesión de sólo 26% por parte de la ciudadanía, que contrastan fuertemente con el 43% alcanzado en mayo de esta año, anotando una abrupta caída de 17 puntos en la adhesión al líder del PRO.

De hecho, un 70% de los encuestados cree que es el caso SQM el que ha perjudicado la imagen de Ominami.

La medición también refleja que la clase política en términos generales sufre de una innegable crisis de crtedibilidad, donde los casos SQM, Penta y Caval han sido los más perjudiciales para los políticos, pero este último, que afectó al hijo de la Presidenta Bachelet, es el que más rechazo genera con un 35% de reprobación.

En esa línea, un 81% de los encuestados asegura que el caso SQM afecta a políticos tanto de derecha como de izquierda.

Respecto de la aprobación presidencial de Michele Bachelet, la medición refleja que un 63% desaprueba como está dirigiendo su mandato y sólo un 27% lo aprueba.

Esto en gran medida se debe a la baja aprobación que tienen sus tres grandes reformas: tributaria, laboral y educación.

En relación a la Reforma Tributaria, un 27% se muestra de acuerdo, mientras que un 54% la desaprueba.

En el caso de la Reforma Laboral, se muestra a un 32% de los encuestados en acuerdo con esta iniciativa, mientras que un 48% la rechaza.

La mayor aprobación de estas tres grandes transformaciones se la lleva la Reforma Educacional con un 37% de aprobación, que además es la que tiene menos tasa de rechazo de las tres, con un 53% de desaprobación.

 

 

PUB / DIG