Las figuras jóvenes sorprendieron en la encuesta Cadem que se publicó en el primer lunes de 2016. Así al menos lo demostraron los encuestados por la agencia de Plaza Pública, que al ser preguntados por el potencial que tenían los políticos jóvenes para ser Presidente de la República, le asignaron un 48% y un 43% a Giorgio Jackson (Revolución Democrática) y Gabriel Boric (Izquierda Autónoma), respectivamente. 

Muy de lejos aparece en tercer lugar un UDI, Felipe De Mussi. El diputado gremialista consigue un 25% de potencial y tras él se ubica Diego Paulsen, de RN con un 22% (ver fotos).  

Quienes quedan colista en esta materia son los diputados Issa Kort, de la UDI, con un 17% y Daniella Cicardini del PS, con un 16%. 

Respecto a la imagen que tiene la población sobre los políticos jóvenes, otra vez los diputados de la “bancada estudiantil” volvieron a aparecer de los primeros. 

Así, Giorgio Jacson consiguió un 73% de aprobación y Gabriel Boric llegó hasta un 71%. Le siguen Paulina Núñez de RN con un 53% y Vlado Mirosevic del Partido Liberal con un 54%. Al final de la lista aparece Issa Kort de la UDI con un 43% y Camila Vallejo del PC con un 40%. 

Sobre los políticos más conocidos, los diputados de Revolución Democrática y de la Izquierda Autónoma vuelven a aparecer. Ante la pregunta “usted conoce o ha oído hablar de”, figura en primer lugar Camila Vallejo (PC), con un 89% y le siguen Giorgio Jackson (73%) y Gabriel Boric (60%). El rostro de centro derecha que se queda con el cuarto lugar es la RN Marcela Sabat (60%) y le sigue el UDI Juan Antonio Coloma hijo (50%).

En esa misma línea, un 42% de los consultados indicó que es conveniente mantener los 35 años de edad límite como condición para ser electos Presidente de la República, cuestión que dejaría afuera a Jackson y Boric de una eventual candidatura. 

Un 41%, de hecho, votó por aumentar la edad mínima a 40 años, mientras que un 16% se manifestó favorable a rebajar el requisito a los 30 años- 

Aprobación presidencial

Por otra parte, como todos los lunes, el instrumento de medición también tuvo espacio para conocer cómo se encuentra la aprobación presidencial, que en esta ocasión se mantuvo en un 24%, igual como ocurrió la semana pasada. 

No obstante, la desaprobación se empinó por el 68%, aumentando dos puntos porcentuales respecto a lo ocurrido durante la última semana de 2015. 

PUB/JLM