Este martes 8 de marzo en la Comisión de Régimen interno de la Cámara de Diputados, los parlamentarios deberán votar a favor o en contra sobre el texto elaborado Estatuto parlamentario el que trata sobre eliminar una serie de beneficios con los que hoy cuentan los diputados.

Luego que el vicepresidente de la Cámara, Patricio Vallespín distribuyera el documento con los jefes de bancada para que ellos lo comentaran con sus pares, los parlamentarios han manifestado su preocupación y reclamos, según informa Reportajes de La Tercera.

La idea de restringir los beneficios para los diputados es producto de que hace algunos meses algunos ex miembros de la mesa de la Corporación se dieron cuenta de la débil imagen  pública que tienen los parlamentarios, los que vienen luego de diversos escándalos de índole financieros.

Este "Estatuto parlamentario” agrega disposiciones para poner fin a cuatro prácticas con las que hoy cuentan los diputados como reducción de las vacaciones y restricción de los viajes.

El texto plantea que las vacaciones de los diputados sean de 15 días hábiles durante el mes de febrero, al cual se le agregarán días de manera progresiva de acuerdo a los años transcurridos de ejercicio parlamentario, y las remuneraciones serán como cualquier trabajador con más de un año servicio en el país.

Además otro de los puntos que se espera sea controversial es la restricción del uso de la acumulación de las millas por viajes realizados en calidad de parlamentarios tanto dentro como fuera del país.

“La Cámara de Diputados ha acordado que no corresponde la acumulación automática de millas en sus compras de pasajes aéreos nacionales e internacionales. En consecuencia, a partir de la fecha de dicho acuerdo queda prohibido el uso de millas provenientes de viajes aéreos pagados con cargo institucional”, señala el texto.

En el mismo ítem de los viajes se plantea restringir la compra de pasajes en clase Business, haciendo de tal forma obligatoria la compra de boletos en la línea aérea más económica que esté disponible al momento del viaje.

“En el caso de los pasajes aéreos, estos corresponden a clase económica en todos los viajes que no superen las ocho horas de vuelo y sólo se puede viajar en una clase superior a esa si el viaje es mayor a dicho tiempo. En ningún caso puede viajarse en primera clase en los vuelos que tengan esa categoría. La corporación define el itinerario oficial conforme a las ofertas de todas las líneas aéreas que operen en el mercado, debiendo elegirse siempre la más barata, considerando hasta una escala no obligatoria. No está permitido el “stop over” o cualquier otra modalidad que implique una estadía privada junto a un viaje oficial”, agrega el documento que debe ser ratificado por los parlamentarios.

Junto con estos cambios en los viajes, se propone el fin del uso del pasaporte diplomático para esposas e hijos de parlamentarios.

En un punto aparte, los parlamentarios deberán pagar por sus almuerzos y cenas consumidos en el Congreso de ser aprobado el documento, lo que representaría un ahorro de aproximadamente $100 millones.

PUB/ SQM