No la llamará y punto. Eso es lo que determinó el fiscal regional de O’Higgins, Luis Toledo, sobre la posibilidad de citar a declarar a la Presidenta Michelle Bachelet como parte de la investigación del caso Caval, causa que tiene como imputado a su propio hijo, Sebastián Dávalos. 

El fiscal a cargo del caso indicó que una eventual declaración de Bachelet “no guardia pertinencia ni utilidad con el mérito de los tipos penales objeto de investigación”, según informa El Mercurio

La diligencia habría sido solicitada por la parte querellante, Carolina Contreras, quien representa al cientista político Diego Acevedo y que se habría sumado a la parte querellante teniendo como abogada a Contreras y a Mario Zumelzu. 

El fundamento para solicitar esta citación era la eventual relación de amistad que tendría la Presidenta Bachelet con el vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic. 

Cabe recordar que esta institución otorgó un préstamos de $6.500 millones a Caval, empresa que usó el dinero para comprar terrenos en Machalí, los cuales terminó vendiendo a $9.500 millones luego que el plano regulador de la zona cambiara. 

Pero más allá de conocer si hubo tráfico de influencias para entregar ese crédito, los querellantes también buscaban averiguar si es que el empresario otorgó dineros a Michelle Bachelet para financiar su campaña. 

Finalmente, el fiscal Luis Toledo solo decidió citar a un abogado externo del Banco de chile, que habría sido el responsable del estudio de los títulos que terminó con las escrituras entre Caval y el dueño de los terrenos de Machalí.

PUB/JLM