Los diputados de Renovación Nacional Marcela Sabat, Diego Paulsen y José Manuel Edwards llegaron hasta el Palacio de La Moneda a entregar el Informe de la Comisión Investigadora Caval aprobada por la Cámara de Diputados, en donde responsabiliza al Gobierno por la permanencia del Director Administrativo Cristián Riquelme en La Moneda y plantea que Caval era una suerte de empresa de lobby.

Tras entregar el texto, Sabat instó a la Mandataria a tomar un rol más activo frente a las repercusiones del caso. “Lamentablemente, llevamos meses esperando que la Presidenta de la República de una respuesta sobre el señor Riquelme. Hoy, ella hace oídos sordos al Informe de la Comisión Investigadora cuando la Cámara de Diputados le pide que salga el señor Riquelme del Palacio de Gobierno y que la Moneda deje de ser el centro de operaciones del caso Caval”.

Y agregó que “mañana, no solamente necesitamos que la Presidenta escuche la formalización, sino que también tengamos una opinión política al respecto. Debe ser muy difícil lo que está viviendo familiarmente. Sin embargo, ella sigue siendo la Presidenta de la República y necesitamos que se haga cargo de la permanencia del señor Riquelme en La Moneda”.

Por su parte, Paulsen agregó que “hemos venido a dejar el Informe de la Comisión investigadora Caval hasta La Moneda porque al parecer al Palacio de Gobierno esto no ha llegado. La Cámara se pronunció de manera unánime pidiendo la renuncia del señor Riquelme, y eso hoy no se ha concretado desde La Moneda”.

“Así como la Presidenta ha dado señales hoy en la mañana de no viajar a Cabo de Hornos, para poder escuchar la formalización, queremos que las señales también se den al Parlamento y de una vez por todas Riquelme salga de la Moneda…Esto no aguanta más y la ciudadanía quiere acciones concretas”, subrayó luego el parlamentario.

Finalmente, Edwards envió un mensaje directo a las autoridades de Palacio. “Más que palabras del ministro del Interior se requiere una condena categórica, de manera ética y moral al actuar de Caval. De lo contrario, Caval va a seguir incendiando no solamente a todo el país, sino especialmente al segundo piso de La Moneda y al Patio de Los Naranjos. Eso es lo que tienen que hacer la presidenta Bachelet y el ministro del Interior”

“Además,-continuó-, para sacar al caso Caval y no ver a La Moneda como una sucursal de Caval, tiene que desvincular a quienes hoy día siguen en la Moneda, y también por supuesto cuando esa misma persona tiene relación con el caso Soquimich a través del aporte político de Martelli”.

“La Presidenta Bachelet hace más de un año al menos puede sospechar que su apellido y su investidura se utilizaban para hacer negocios personales por parte de sus familiares. Si eso no tiene condena, yo me pregunto qué es condenable de manera ética y moral, y por eso que la Presidenta tiene que dar la cara y no puede seguir escondiéndose”, concluyó Edwards.

PUB/CM