El senador Jaime Orpis quedó desaforado. Por 15 votos a favor y uno en contra la Corte de Apelaciones de Santiago acogió la petición de la Fiscalía y decidió quitarle la inmunidad parlamentaria al político acusado de cuatro delitos bajo la arista del caso Corpesca: cohecho, lavado de dinero, malversación de fondos públicos y fraude al Fisco.

"La discrepancias se producen en cuanto a considerar el delito de cohecho y el delito de lavado de activos, pero en definitiva, el senador quedó desaforado", dijo a la prensa el presidente del Tribunal de Alzada, Carlos Gajardo. 

Tras la decisión de la Justicia, el ex militante UDI quedará expuesto a ser formalizado por Fiscalía e incluso recibir medidas cautelares tras eso. De hecho, el abogado querellante, Matías Ramírez ya anunció que solicitarían la prisión preventiva por considerar que Orpis "es un peligro para la sociedad". 

Pese a lo anterior, al senador Orpis aún le queda la opción de apelar a la Corte Suprema y revertir así la decisión del Tribunal de Alzada. 

Cabe recordar que durante los alegatos de este jueves, la fiscal del caso, Ximena Chong acusó al parlamentario de ser "un funcionario de Corpesca en en el Senado" y que su votación en la Ley de Pesca estuvo condicionada tras recibir pagos de parte de esa empresa desde 2010 hasta 2012. 

Esta argumentación fue respalda por el abogado querellante, quien dijo que "por mucho que se pueda argumentar a que ‘no vendió su conciencia’ los antecedentes  dan cuenta detalladamente que cada una de las gestiones que se les eran encomendadas al senador, se cumplieron a cabalidad”.

Y aunque el defensor del parlamentario, Carlos Cortés, desestimó que estas acusaciones fueran ciertas, no pudo conseguir que Orpis mantuviera su inmunidad parlamentaria. 

Ahora el senador tendrá un plazo de cinco días para apelar al Tribunal Supremo y revertir así la medida que lo dejaría expuesto a recibir medidas cautelares, una vez que ocurra la formalización.

PUB/JLM