El ex administrador de La Moneda, Cristián Riquelme, oficializó este lunes su renuncia realizando una férrea defensa a su gestión y acusando que “el enrarecido clima que se ha ido generando en el país, ha hecho insostenible mi permanencia en el Gobierno”.

El funcionario arribó a las 9:30 horas de hoy a la casa de Gobierno, la que dejó pasado el medio día, no sin despedirse de los funcionarios a su cargo. 

A través de una declaración pública, Riquelme aprovechó de asegurar que deja el cargo “con la tranquilidad de que en 15 años de desempeño como funcionario en el Estado, realicé mis labores con compromiso y vocación de servicio público, así como con estricto apego a la normativa laboral vigente”. 

“Por ello comparto que, para la defensa de mi propia honra y prestigio sea la Contraloría General de la República, quien en uso de sus facultades revise lo que estime conveniente". 

Finalmente, el integrante del G-90 rechazó “enérgicamente esta práctica de culpar y sancionar a las personas antes de que se demuestre cualquier responsabilidad sobre su actos".