Hace algunas semanas el diputado del PPD Guillermo Ceroni estuvo en el centro de las noticias, luego de que el portal web El Dínamo publicara unas fotografías donde se podía ver que el parlamentario sostenía conversaciones de carácter sexual mientras sesionaba la Cámara Baja, lo que fue duramente cuestionado por la clase política y también por la opinión pública, especialmente por el parlamentario, quien calificó el hecho como una absoluta vulneración a la vida privada. Ante esto, el mencionado medio emitió disculpas públicas y retiró las fotografías de la web.

Tras la polémica, Ceroni se sinceró con la revista Sábado de El Mercurio, donde reveló que a  los 16 años se dio cuenta de su homosexualidad, pero que fue una etapa difícil, por lo que debió pasar por varias terapias sicológicas y distintos niveles de depresión, hasta que los 45 años asumió su condición y decidió que la guardaría en secreto, dada su carrera política y la época que le tocó vivir, ya que la homosexualidad fue penada como delito hasta 1998.

Tras la filtración, Ceroni no escatimó en reconocer la veracidad de los mensajes filtrados, junto con criticar duramente la irrupción en su vida privada, lo que le valió el apoyo transversal de sus colegas, incluso de la Presidenta Michelle Bachelet, aunque recenoció que recibió duras críticas desde la esfera familiar.  

A pesar de todo, su mujer Carmen Dutch fue una de las primeras en mostrarle un apoyo incondicional y en revista Sábado el parlamentario declara que "somos una pareja fuera de lo común. Nosotros tomamos la vida de una manera distinta a la de las demás parejas. Somos, en general, más tolerantes con todo”.

Ambos cuentan que se conocieron en la década de los sesenta y que se casaron mucho tiempo después, en 2001.

"El se casó porque me quería. Este amor no es fácil de entender, porque yo lo adoro por lo que él es y él me quiere con mis defectos. No tuvimos hijos, porque yo no quise tener, y él me aceptó”, declara Dutch.

Su esposa asegura que su condición de homosexual nunca afectó en su relación, ya que “él no me ha hecho daño, porque nunca lo he pillado en una cosa deshonesta para mí. Si él ha tenido algo, no sé ni cuándo, ni dónde, ni cómo fue. Y no me interesa”.

Dutch agrega que "creo en Guillermo, amo a esa persona y es mi vida. Somo uno y que él tenga esa condición se lo respeto", concliyendo que "no creo en el matrimonio, generalmente terminan separados y dolidos. Yo sé que no todos van a entenderlo, pero nuestra relación con Guillermo funciona y él ha sido un hombre muy valiente. Lo voy a querer siempre, pase lo que pase”.

PUB / DIG