Se lo robaron. Eso fue lo que dijo la senadora Jaqueline Van Rysselberghe como justificación del “adelanto” de $5 millones que habría pedido en 2015 al Congreso y que terminó devolviendo en dos cuotas de $2,5 millones cada una. Su versión fue confirmada por el tesorero y pro secretario del Senado, José Luis Allende, quien además de entregar la identidad de esa persona también aseguró que dejó una deuda pendiente.

“Se trata de Joel Chávez Chávez que fue contratado por la senadora cuando inició su período pero que nunca fue a firmar su finiquito. No lo hizo legal, simplemente se desapareció”, dijo a Radio Bío Bío el encargado de los dineros de la Cámara Alta. 

“Además, este caballero había pedido un anticipo de la remuneración. Lo que quedó en constancia es que esta persona debería devolver este anticipo de remuneración, que eran $400 mil pesos en total”, agregó.

“Se había comprometido a pagar en cuotas, se le dieron facilidades y no cumplió no más”, agregó. 

Como la plata solicitada debe volver a las arcas fiscales, el mismo Luis Allende afirmó que este podría ser descontado desde el sueldo de la senadora Jaqueline Van Rysselberghe si es que Chávez no devuelve los $400 mil en un tiempo prudente. 

PUB/JLM