El diputado y líder de Evópoli, Felipe Kast, no se cerró a la posibilidad de que la UDI suspenda la militancia de Pablo Longueira, quien se ha visto involucrado en el caso SQM a causa de una filtración de correos electrónicos en el que entregaba información privilegiada al ex gerente de la minera no metálica, Patricio Contesse. 

En entrevista con T13 Radio, el parlamentario indicó que “he visto voces en la UDI reclamando el cómo se ha tratado el tema y creo que confunden una lealtad mal entendida”. 

Agregó que “puedes tener mucho aprecio a lo que hizo Pablo Longueira y Jovino Novoa, pero creo que lo más sano era haber renunciado previamente”. 

“Con eso blindas al partido, te haces cargo de tu defensa y una vez que se zanje el tema, podrás decidir volver o no. Esta cosa de sentir que el partido es tuyo y no dejar que las instituciones continúen, le hace muy mal a la política”, precisó Kast.

Ante la pregunta si acaso es necesario pedir la renuncia de Longueira a la militancia de la UDI dijo que “podría ser, podría ser un elemento” y se refirió a la posibilidad de tener claro las decisiones que toman los partidos cuando uno de sus militantes es formalizado, recordando que el ex candidato presidencial aún no se encuentra en esa posición.

En ese sentido, hizo referencia a RN, partido que decidió suspender la militancia de sus afiliados, si es que alguno de ellos enfrenta a la justicia en calidad de acusado. 

Por otra parte, aunque milita en Evópoli, el conglomerado forma parte de Chile Vamos, que es la coalición de oposición al Gobierno actual. En ese sentido, justificó su referencia a la UDI indicando que “nosotros siempre dijimos que no porque estamos en la misma coalición nos vamos a inhibir de emitir una opinión política”.

Además, apuntando a otros partidos, también hizo referencia a partidos de la Nueva Mayoría indicando que todos son actores dañados con la crisis de confianza que existe en la política. 

“La clase política completa está en deuda, lo que le ha pasado a Pablo Longueira, a Marco Enríquez-Ominami, a Jorge Pizarro, a Fulvio Rossi, da cuenta de una generación política que se acostumbró a una forma de relacionarse con el mundo de los intereses y que no cumple con el estándar mínimo que la ciudadanía exige a esa política para darle confianza”, precisó el diputado. 

PUB/JLM